Cómo servir el vino



Los blancos, rosados y espumosos deben servirse fríos, aunque no helados (unos 11º grados). Una cubitera con agua y hielo es recomendable.
Los tintos deben servirse a temperatura ambiente ( en torno a los 16º).
Es conveniente evitar la agitación de la botella antes del descorche en los vinos de reserva.

Págs.63-98


 
 
Carmen Losada El arte de saber estar Sumario Prensa Blog Contacto Inicio